El Yuzu es un árbol cítrico procedente de Japón ,una de las príncipales características de este aceite esencial es que no contiene cumarinas, una molécula fotosensible presente en todos los cítricos.

Esta molécula presenta un incoveniente a la hora de recetar estos aceites ya que limita mucho su uso en estaciones cuando el sol aprieta especialmente en primavera y verano.

Con el aceite esencial de Yuzu no tenemos este problema !!! al no ser fotosensible su uso se antoja imprescindible ,  ya que es un estimulante anímico  fantástico cuyas notas aromáticas me recuerdan a una mezcla de mandarina y bergamota.

Este aceite esencial trabaja muy bien sobre el tercer chakra – Manipura  ubicado en nuestro plexo solar la glandula endocrina de este centro es el páncreas y energiza importantes órganos vitales como el estómago,bazo,intestinos e hígado.

El arquetipo de este centro es la del guerrero dónde reside nuestro poder personal y es desde aquí dónde recibimos los impactos emocionales del exterior  .

Este cítrico trabaja muy bien suavizando y relajando el sistema nervioso simpático y actuando sobre el sistema digestivo cuando este chakra esta en hiperfunción energética.

En mis clases de Yoga Integral en Om Tara Ananda lo utilizo con frecuencia en difución atmosférica ya que ayuda a elevar el estado anímico, si le añadimos unas gotas de incienso crearemos un ambiente fantástico para la práctica meditativa a la vez que provoca un efecto de limpieza  refrescando el ambiente.

Si al principio de la clase calentamos y activamos nuestra energía pránica a través de juegos o bailes  una buena sinergia para utilizar en difusor sería lima, bergamota y yuzu el buen humor y las risas estarán aseguradas.

Si queremos potenciar el trabajo sobre el tercer chakra en nuestra clase de yoga podemos hacerlo de diferentes formas , una sería  a través de asanas como uttanasana,paschimottanasana,supta padangustasana o matsyendrasana por nombrar algunas.

Otra forma de trabajar y potenciar el plexo solar en una clase de yoga sería  realizando un masaje consciente sobre la boca del estómago con un aceite vegetal portador de primera presión en fría como jojoba o sésamo realizando movimientos ascendentes en sentido contrario a las agujas del reloj .

A parte de añadir aceite esencial de yuzu, podemos introducir una manzanilla que tambien relajaría este plexo nervioso.

También otra forma de trabajarlo durante la fase de relajación en nuestra clase de yoga sería  tocando los puntos neurovasculares y de acupuntura con una sinergia de yuzu y aceite portador vegetal.

Según la temática que queramos trabajar  y el objetivo que queramos conseguir en nuestra clase de yoga  habrá un aroma esperándonos para trabajar con él no habiendo límite para tu imaginación.

La aromaterapia es tan flexible que se adapta perfectamente a cualquier disciplina y practica que realicemos con el objetivo de potenciar y sublimar la experiencia .

De esto sabían muy bien las culturas antiguas que nos precedieron por eso su uso estaba tan extendido en sus sanaciones,en sus ceremonias y rituales .

Ahora la ciencia moderna constata a base de pruebas científicas el legado que las culturas ancestrales nos dejaron para el crecimiento y evolución del ser humano.

OM SHANTI !!