Entendemos el asana como una parte del Yoga que se basa en una serie de posturas físicas,un ejercicio estupendo para la musculatura y para tu cuerpo que a nada que se practique con un poco de regularidad se empiezan a entrever sus bondades.

Parte del hatha yoga que nos llega a occidente y que conocemos se queda ahí ,en un ejercicio en el que no llegamos a profundizar ,ni conectar hacia nuestro interior sino basado en la parte física ,una parte superficial de lo que realmente es el Yoga.

Yoga significa unión, unión de nuestro cuerpo,mente y espíritu por que no empezar a profundizar haciendo del asana un medio de conquista no sólo de nuestra parte física sino también orientándola hacia la conquista y búsqueda del ser interior.

Como hacerlo ?empezando a observar actitudes que el profesor puede redirigir, estas son 2 de las más comunes:

actitud de desconexión: estoy en la postura pero mi acción mental está pensando en otros que haceres,todo se realiza en piloto automático

actitud de rigidez: estoy en la postura con tanta tensión que me es imposible conectar debido a ese estado de rigidez.

Teniendo un cierto dominio de la atención y concentración podemos empezar a manejarnos ,aprendiendo a observarnos y corregir estas actitudes que suelen ser comunes.

Durante el desarrollo del asana empiezo a bascular gran parte de mi atención hacia el pranayama haciendo de la respiración un acto de consciencia,esto es muy importante porque  va a hacer que la mente se centre y calme y que el prana se mueva hacia cuarto chakra un punto que promueve la relajación a nivel emocional y el bienestar general,si la postura no es de equilibrio el cerrar los ojos me ayuda a interiorizar para ir disolviendo poco a poco esas actitudes de desconexión y rigidez .

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A medida que practicamos y profundizamos hacemos de nuestra practica un acto devocional hacia el ser interior, un acto de consciencia ,un yoga dónde unimos todos los estractos del ser.